top of page

El Ciclo del Producto.

  • ¿Qué productos o servicios vendemos?

  • ¿Quién es nuestro cliente?

  • ¿Qué complementa nuestra oferta?

  • ¿Es una oferta experimental, un producto maduro o más bien antiguo?

Estas preguntas nos pueden ayudar para diagnosticar el presente, y prever el futuro de la empresa o negocio. En las últimas décadas hemos visto surgir gran cantidad de nuevos productos y servicios, al mismo tiempo que otros desaparecen del mercado. Con los nuevos productos que llegan a ser de uso general, surgen enormes empresas, que aprovechan la posición monopólica, que les garantiza por un tiempo el sistema de patentes y marcas.


Esto ha acelerado la competencia entre empresas, por desarrollar aplicaciones novedosas de los descubrimientos científicos más recientes. Enormes capitales se consumen en el casino tecnológico, generando un amplio flujo de productos nuevos.


El producto o gama que ofrecemos implica demandas particulares para el negocio, en productividad, mercadeo, ubicación, calidad, precio, financiamiento, logística, etc. La labor del empresario atento a estos y otros detalles, bien asesorado y acompañado por profesionales competentes, puede hacer la diferencia entre la expansión o la bancarrota.


Una sabia combinación de administración conservadora y adicción al riesgo puede dar un buen resultado.

¡Mucho éxito!

90 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page